En casa siempre ha habido perros, desde que yo tengo uso de razón, siempre recuerdo uno o dos perros, mestizos o pastores alemanes, que compartían el día a día de nuestra casa. Pero en 1990, adquirimos nuestro primer perro con pedigrí, Trosky, una perra de pastor alemán, gris de líneas de trabajo, la cual se nos murió con 15 meses de una pancreatitis aguda. Trosky nos abrió el gusanillo e inquietudes de todo lo referente al mundo del perro. El trabajo deportivo, el agility, las exposiciones de belleza, etc.... Lástima que enfermó y nada pudimos hacer por ella. Después del disgusto de la pérdida, y no pudiendo estar en casa sin perro, adquirimos a Zulay, schnauzer gigante, la cual se nos quedo un poco pequeña y por mas que nos empeñábamos en llevarla de exposiciones, siempre se quedaba a puertas del punto por tamaño. Al año siguiente compramos a Zasca, una preciosa hembra de pastor alemán hija del mejor reproductor de todos los tiempos en España, Lork de Valdovin. Tras múltiples primeros puestos en exposiciones, la vena expositora ya estaba tan arraigada que desde entonces a sido imposible dejar de asistir a ellas. Zasca, en la actualidad, sigue estando en casa con sus trece años, y ojalá viviera otros trece.

Actualmente salimos de exposición con las tres razas que tenemos, de ahí el nombre de Piedra Tres Cuadernas, unas veces con mas fortuna que otras, aunque ello nunca nos ha quitado la ilusión de compartir un agradable día con los amigos y lucir con orgullo nuestros niños. Sin ellos nada seria lo mismo.

Poco a poco vamos mejorando nuestras líneas de sangre, nuestros reproductores. Vamos haciendo más pruebas para evitar posibles problemas de salud como la displasia de cadera, la nefropatía familiar, las taras oculares, los problemas de malas bocas, falta de testículos, etc... Y dándole una especial importancia al carácter, porque un perro sin un testículo hace vida normal, pero un perro con mal carácter nos puede complicar mucho la vida y lo que deseamos son animales sanos y muy equilibrados que no nos den problemas en cualquier entorno al que podamos acudir con el.

Gracias a nuestra pasión por los animales, el apoyo y ayuda, de mi familia y amigos, todo esto es posible.

No me cabe en la cabeza un solo día de mi vida sin tener a mi lado un perro, gracias por estar ahi.

Subir al inicio
Diseño y creación: Arroz con Nori +